Los valores importantes

Hace un par de días, finalmente pude vender una empresa que simplemente no se vendía, por alguna u otra razón, al grado que le íbamos a poner fuera del mercado, no obstante, es difícil que exista algo, sobre todo de buena calidad, que nadie quiera, ya que siempre hay un roto para un descocido.

El mismo día en que se vendió aquella empresa, fuimos a un restaurante a brindar por aquel logro que había costado tanto tiempo y esfuerzo; sin embargo, la celebración fue un poco difícil, debido a unos niños, quienes estaban gritando y corriendo por todo el restaurante; lo peor fue el hecho de que sus padres no decían absolutamente nada, uno de los cánceres de la modernidad.

Al ver este tipo de comportamiento, algo que no es la única vez que me ha pasado, me doy cuenta el tipo de educación que se da a los pequeños, quienes en gran parte son inocentes de sus faltas hasta cierto punto, toda la culpa siendo de aquellos quienes les educamos.

La culpa, si bien en gran medida es de los padres, también lo es de las escuelas, quienes se empeñan en los primeros años en temas equívocos, tratando de imitar  a muchas sociedades del mundo; consecuentemente, olvidando los temas más importantes.

Lo que las escuelas en México no entienden, incluyendo las privadas, es que al seguir los pasos de otras naciones a nivel educativo primario no obtendremos el mismo resultado que ellos, que es la civilidad y el respeto, debido a que la sociedad mexicana no es una sociedad ordenada.

En mi humilde punto de vista, en México se le debería de enseñar a los niños desde preprimaria hasta sexto grado de primaria, con suma intensidad, los siguientes temas:

Respeto a los mayores

  

El respeto a los mayores es un acto crucial en toda sociedad civilizada, ya que los pequeñitos deben de entender que sus mayores son el símbolo de la civilización a los que se les debe respetar ante todo, sin importar posición o clase social.

Los mayores también tenemos que entender que seamos quien seamos, si es que queremos respeto debemos de ser figuras dignas, algo que solo se puede obtener mediante el respeto mismo que otorguemos a los demás.

Respeto al orden de las cosas  

 

Los pequeñitos deben de ser enseñados a respetar el orden de las cosas, lo que significa que no deben de tocar absolutamente nada, sino hasta obtener permiso de un mayor, quien siempre debe ser el  dueño del lugar.

A su vez, los pequeñitos deben de ser enseñados a que los lugares, a su partida, deben de quedar exactamente igual que al momento en el que llegaron.

Respeto a los animales y la naturaleza  

Los niños deben ser enseñados de una manera muy profunda el respeto a los animales y al mundo natural, esto incluye el no contaminar.

Esto será muy efectivo al hacer que los niños convivan con animales y con el mundo verde para que los aprendan a amar.

Defender a los débiles 

 

Los niños deben de entender que un hombre de bien y el único que debe de existir es aquel que defiende a aquellos quienes por alguna u otra razón no pueden defenderse a sí mismos, sin importar el peligro que esto conlleve. A su vez, los niños deben saber que nunca deben abusar de sus poderes.