Algunas de las diferencias entre las básculas analógicas y las digitales

¿Cuántas veces no has visto algún tipo de básculas o balanzas?

Ya sea en el súper, en el mercado de tu barrio, en algún negocio o hasta en tu propia casa, seguramente te habrás topado con alguna de ellas, ¿cierto?

Y también habrás notado que algunas versiones no son iguales entre sí.

Es común observar en los puestos de los mercados balanzas que se manejan aún con pesas y otras que jalan de un resorte. Mientras que otras ya se ven mucho más modernas presentando un modelo digital.

¿Y cuál es la diferencia entre estas básculas?

Para comenzar, estamos presentes ante una división del tipo de básculas, unas se llaman básculas digitales y las otras son básculas analógicas.

La principal diferencia entre una balanza analógica y una digital está en el procesamiento y la visualización.

Las escalas analógicas indican la medición del peso resultante usando resortes. Por el contrario, las balanzas digitales tienen procesadores incorporados e instrumentos que ofrecen las señales.

Estos circuitos transforman la fuerza ejercida por un objeto o una masa particular en una señal eléctrica. El resultado es la medición de peso grabada en una pantalla LCD en unas salida en formato digital.

Ante estas diferencias cuáles serían los pros y contras de estos tipos de básculas:

  1. Vemos por ejemplo que mientras en una balanza analógica se debe realizar el proceso de medición de forma manual, en el caso de una digital se puede automatizar.

Muchas balanzas tienen circuitos con señales que se pueden utilizar para conectarlos a su vez a otro dispositivo electrónico.

Para las industrias, es posible utilizar estas funciones para automatizar aspectos diferentes tales como gestión de materiales, facturación y controles de proceso.

  1. Una báscula digital suele ser mucho más versátil que una analógica, ya que puede pesar casi cualquier cosa, desde cargas muy pequeñas hasta objetos industriales pesados obteniendo también mediciones precisas.

Además, se puede ajustar la pantalla para obtener resultados en las unidades de medida deseadas, es decir, obtener la masa en gramos, onzas, libras, granos, quilates y, en algunos casos, porcentajes.

  1. Una gran diferencia entre ambas básculas es que las digitales son portátiles y suelen requerir poco espacio de almacenamiento, de hecho existen sus versiones que son lo suficientemente pequeñas como para caber en los bolsillos.

Esto significa que puedes colocar tu báscula en cualquier parte e incluso llevar una versión contigo mismo.

  1. Gracias a la tecnología, las balanzas digitales vienen con muchas características para satisfacer las necesidades de casi todos los usuarios.

Algunos pueden conectarse a través de WiFi, tienen una función de voz para ayudar a los discapacitados visuales, pantalla grande, impresión y funciones de memoria.

  1. Ahora viene la parte de las balanzas analógicas, ya que a diferencia de las digitales, éstas son ideales para pesar animales de compañía, porque difícilmente se puede conseguir que los animales se mantengan quietos por mucho tiempo.
  2. En comparación con las básculas analógicas, los dispositivos digitales suelen ser más caros y si cuentan con características especiales encaren su precio.

Bueno, ahí tienes algunas de las diferencias sobre las básculas analógicas y las digitales.